A ver… que tampoco tenéis que tomároslo así

No se muy bien como tomarme esto. Pero el otro día, me llegaron unos cuatro euros sesenta y nueve céntimos a mi casa. Sin remitente ni nada (Solo se que son de Madrid) y lo único que se me ocurre, es que alguien se tomo mi anterior entrada muy en serio… Querido lector, no se si esto es para que me compre unos cuadernillos rubio o es que simplemente agradece enormemente mis entradas. En cualquier caso: ¿gracias?

lol

Bitch better have my money

money

No, esta entrada no va directamente por el tema de la andrajosa de Rihanna. Que en parte todo ha sido porque hoy he escuchado el estribillo de su mierda de canción. Pero no.

Hoy en día, no eres una persona del siglo XXI si:

1: No has hecho más locuras por mear estando borracho que por amor.

2: No has sacado el móvil para mirar la hora y volver a guardarlo sin saber que hora es.

3: No te han dado por culo con temas de dinero. Y yo, particularmente, recuerdo una muy jodida que me pasó el verano pasado.

Continúa leyendo Bitch better have my money

Be happy, my friend

viajar

Ayer hablando con mi amigo naranchaff (él lo entenderá), me pregunto algo que me dejo descolocado. Me dijo que quería hacer exactamente ahora con mi vida. Que si después de la erasmus, me había planteado el irme a trabajar fuera de España, etc, etc… Yo al leer esa pregunta, como que entre en drama. Es decir, no un drama de los de; He comprado una caja de galletas con pepitas de chocolate y resulta que eran pasas, P-A-S-AS (dios me libre). No, no, no. Me refiero a uno de esos minidramas en los que te das cuenta, que nunca has sido capaz definir claramente lo que quieres y esperas de la vida. Y que ahora, las situación sigue siendo exactamente la misma.

Continúa leyendo Be happy, my friend

El drama del kebab (Y no, no es que se quedasen sin salsa de yogur)

italiaaaaaa

Cuando este blog estaba recién abierto (y no tenia ni apenas diez entradas). Un amigo me insistió mucho para quedar a comer. Os pondré rápidamente en antecedentes; No tenia nada de ganas en quedar. El tío era parte de una pareja que en su momento me ofreció un trío. Pero uno que es escrupuloso, pues lo rechazo (mentira, es que es la típica pareja inestable que la lía mucho por temas de celos). Continúa leyendo El drama del kebab (Y no, no es que se quedasen sin salsa de yogur)