Escala de grises

Greyscale

Y un día te levantas

Continúa leyendo Escala de grises

Anuncios

El comeback definitivo

Tengo esto más muerto que ná. Pero bue, poniéndome nostálgico y leyendo un articulo que wordpress me han mandado en un email a lo “acuérdate de tu vida antes del proyecto hombre”. Pues voy a hacer un RIMEMBÁ, de cuando esto recibía miles de visitas y ¿dos? comentarios y medio. Para tal ocasión, lo único que puedo hacer es escuchar al populacho. Y dejadme preguntaros una cosa, ¿existe algo más cercano al pueblo que mirar el historial de términos de búsqueda del blog?. Pues si existe, yo no lo quiero saber. No por nada, es que este párrafo ha sido el ultimo que he escrito de la entrada y no tengo ganas de volver a tener que hacer otra parrafada.

Continúa leyendo El comeback definitivo

La ley de propiedad que todo grupo debe tener (Ni en sueños me dejáis ser feliz)

hugh

Joder si se pueden decir mierdas de mi. No os imagináis cuantas. Pero si existe algo que nadie, N-A-D-I-E, puede echarme en cara. Es que no soy una persona que respete las cosas de mi grupo. Antes de empezar. Quiero que tengáis clara una cosa. En mi grupo, DE SIEMPRE. Lo que es tuyo, es tuyo. Es decir, aquí no se comparte nada. Y ni la bebida, ni ninguna otra excusa es valida, como para pensar si quiera en liarte con el ex, de otra persona de ese grupo. Y así ha sido desde el principio de los tiempos.

Continúa leyendo La ley de propiedad que todo grupo debe tener (Ni en sueños me dejáis ser feliz)

Vivo con miedo de convertirme en un APM

apmmm

Los padres de hoy lo están haciendo mal. Ni el coco, ni la bruja piruja, ni el hombre del saco… No, lo que de verdad tienen que hacer para asustar a los niños, es decirle que los de APM, lo van a pillar en alguna situación inexplicable. Y veréis como se acuestan pronto y como se comen todo el puñetero brócoli.

Continúa leyendo Vivo con miedo de convertirme en un APM

hiveranear©

nuevo

No se que me ha pasado desde que he vuelto de Italia. Pero estoy en una fase de; Si sigo durmiendo la mitad de los días, comiendo helados, jugando a la videoconsola y no haciendo nada. Creo que la frecuencia de latidos de mi corazón, disminuirá vertiginosamente y entrare en una especie de hibernación veranil, a la que he decidido llamar; hiveranear©.

Y no es que la idea me preocupe. Total, me haría MILLONARIO, realizando un extenso y detallado estudio sobre este nuevo fenómeno. Desgraciadamente, tengo trabajo que buscar y amigos que visitar…

nuevo