Hoy me has fallado, Inditex

inditex

Esto no es justo. NO ES JUSTO. Lo mio con Inditex es algo extraño y maquiavelico. Por un lado, tengo un padre con dos tiendas de ropa que no piso. Y por otro, resulta que en el segundo año del modulo, me toco un profesora que era fans -PERO FANS MAXIMA-, del puto negocio de Amancio Ortega. Y básicamente, sus clases consistían en eso; en analizar la puta trayectoria del vendedor de bragas del mercadillo.

Continúa leyendo Hoy me has fallado, Inditex

Anuncios

El comeback definitivo

Tengo esto más muerto que ná. Pero bue, poniéndome nostálgico y leyendo un articulo que wordpress me han mandado en un email a lo “acuérdate de tu vida antes del proyecto hombre”. Pues voy a hacer un RIMEMBÁ, de cuando esto recibía miles de visitas y ¿dos? comentarios y medio. Para tal ocasión, lo único que puedo hacer es escuchar al populacho. Y dejadme preguntaros una cosa, ¿existe algo más cercano al pueblo que mirar el historial de términos de búsqueda del blog?. Pues si existe, yo no lo quiero saber. No por nada, es que este párrafo ha sido el ultimo que he escrito de la entrada y no tengo ganas de volver a tener que hacer otra parrafada.

Continúa leyendo El comeback definitivo

Los calientapollas

calienta

Hace ya un tiempo, comente en mi primera entrada que las redes sociales nos están jodiendo la vida -el futuro, para ser más exactos-. Sigo pensando lo mismo y os comento.

No os ha pasado, que teniendo un instagram, twitter, la madre que los pario, alguien os empieza a seguir, SIN CONOCEROS DE ABSOLUTAMENTE NADA, solo para que le sigas tu y luego hacerte un unfollow?. Que queréis que os diga, PERO ESA ES LA METODOLOGIA DE LOS CALIENTAPOLLAS DE TODA LA VIDA. Pero no me voy a exceder con este grupo. Aunque sinceramente, quiero que sepáis que tenéis un sitio en el infierno con vuestro nombre.

Continúa leyendo Los calientapollas

Por el culo no, que duele

anal

Si existe un tema controvertido en esta vida. Ese es el sexo anal. A mi que en pleno siglo XXI (Estamos en ese, no?) existan personas que sigan llamando al coche; run-run y al gato; miau-miau. Como que me da un ascopeste infinito. Aun así, a veces se da la casualidad, de que se te juntan los astros y puedes hablar con total naturalidad de ciertas cosas. Solo para descubrir que la gente es subnormal.

Continúa leyendo Por el culo no, que duele