Azul Neruda

neruda1

Muchas personas me preguntan siempre lo mismo: ¿Por qué azul? ¿Qué tiene de especial ese color? La cosa es que desde que tengo uso de razón, el azul siempre ha sido mi color favorito, el power ranger azul, la sailor moon azul oscuro… El azul era siempre el color que más me llamaba la atención, pero si soy sincero, algunas veces le ponía los cuernos con alguno de sus otros compañeros de la gama fría. Pero un día, las cosas cambiaron para siempre.

nerudaaaaaaaaaaa

Así que hoy voy a contárolos. Os advierto de que no es una historia interesante, pero no os preocupéis, soy un buen vendedor.

Fue hace bastantes años, yo aun era un crío, mucho más crío de lo que soy ahora. Y entonces apareció John Neruda. Me gustaría decir que fue el amor de mi vida, pero más bien fue el desamor de mi vida.

nerudaaaaaaaaaaahh

Conocí a John casi de casualidad, coincidimos varias veces gracias a nuestros grupos y un día, nos dimos cuenta de que nuestros apuntes de química congeniaban bastante bien. Recuerdo que estábamos en una estación fría, pero para mi, aquellos días fueron los más cálidos de mi vida.

-Llevo bastante tiempo atascado en esta ciudad, pero no creo que tarde mucho en largarme, así que no busco nada serio- dijo él

-¡Genial!, yo soy muy divertido- respondí yo.

Y entonces comenzó nuestra historia. No voy a engañaros, nuestra historia consistía en acostarnos juntos. John tenia lo que yo necesitaba y yo podía darle lo que él quería. Todos aquellos encuentros siempre fueron el piso de John, n pequeño apartamento alquilado, con muy poco mobiliario y con muy pocas señas de identidad, a excepción de su habitación, la cual tenia una sola pared pintada de color azul, llena de fotografías sin marco, tan solo sujetas por chinchetas.

Recuerdo que la pared tenia cierto magnetismo en mi, las fotos eran muy dispares, algunas eran de paisajes, otras de personas, ciudades, monumentos y en algunas pocas, John era el protagonista. Jamas le pregunte por aquellas fotos, pues cada vez que me quedaba mirando aquella pared, Jonh me distraía de cualquier forma para evitar preguntas. Él me había dado el honor de ver su muro de las lamentaciones y de las alegrías, pero la condición era no hablar sobre ello.

Yo sabia que no podía permitirme el encanto de John, ni su personalidad, ni su edad, ni su experiencia. John era un juego que a mi me venia demasiado grande, pero aún así, fingí ser más adulto de lo que realmente era. En aquella relación yo fui el más engañado, pero también el más mentiroso, pues John jamas me dijo una mentira.

Pasaban los días y yo me sentía mas unido a John, algunas veces me pedía que me quedase a hablar con él hasta las tantas. Otras simplemente casi me echaba con prisas. Jamas hubo un cine, o un paseo por playa, lo que si recuerdo son las partidas a la play, los debates sobre si Tifa o Aeris eran mejor en los equipos, los sueños de ver mundo y los helados de fresa. No quise admitirlo, pero con el tiempo yo me había enamorado de John y de toda su pared. Otra de las curiosidades de ese muro de las lamentaciones, es que estaba pintado de tal forma, que la luz solar jamas daba directamente en él, cosa que a mi me desconcertaba bastante. Un día me quede embobado mirando el muro más de lo normal.

-¿Te gusta el color? Pregunto.

Yo me sobresalte un poco, pero finalmente asentí. Él tan solo se limito a decirme el tipo de azul que era. Puede pareceros estúpido, pero cuando pronuncio el nombre de aquel azul, yo entendí muchas cosas. Entendí aquella extra afición por mirarme a los ojos mientras lo hacíamos y también entendí que ese azul ya era parte de mi, el maldito John Neruda había conseguido mancharme completamente con su azul.

Al poco tiempo, John me dijo que se marchaba, su atasco había terminado y por fin podía escapar de esta ciudad. Nuestro ultimo día hicimos lo de siempre, nos acostamos y nos despedimos de la misma forma. Quizás el único factor distinto fue aquella sonrisa que me dedicó, como si estuviese sorprendido por mi actitud pasota. Recuerdo que el camino hacía el ascensor y la bajada, fueron los más largos y agónicos de mi vida. Yo me había enamorado de John y a él parecía importarle una mierda.

nerudagif

A día de hoy no se nada de él ni de su extraña pared. John Neruda descolgó todas sus fotos, las guardo en su maleta junto a su bote de pintura azul y se fue para siempre. ¿Donde estas ahora John?, ¿Sigues llevando tu muro azul contigo?, ¿A cuantos chicos has manchado con tu color? ¿Existe una foto mía colgando de ese muro?

Estoy seguro de que si existiese una maquina para hacer radiografías de los colores del corazón, yo sería capaz de seguir los azules hasta llegar a John. Quizás si pusiese su autentico nombre en facebook, encontraría a John. Si me molestase en búscalo, quizás dejaría de buscar briznas de John en cada hombre que conozco.

Algunas personas pueden pasarse toda la vida intentando hacer una muesca en ti, mientras otras son capaces de cambiar todo tu vida en tan solo unos meses.

Pero sea como sea, da igual. Al fin de cuentas, John me tintó y me intoxico de su color.

neruda final

Anuncios

Publicado por

likeboyblue

Hello, I'm Blue, Alexander Blue. 25 years old (well I'm not sure, what year are we?), i´m blond (very blond) and Spanish (Like La isla bonita) What are my hobbies? possibly you

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s